Diario de Costa Rica 3: Puerto Viejo

Hola a tod@s!

Hoy por fin os traigo la esperadísima tercera entrega del DIARIO DE COSTA RICA.

Nos despertamos a las 6.45AM y nos preparamos para ir a desayunar, que hoy lo tenemos a las 7.30AM. Hemos dormido super bien, así que estamos muy descansados y listos para el viaje de hoy. Desayunamos, volvemos a la habitación, recogemos todo y a las 9.15 nos unimos al grupo en recepción para irnos. Toca hacer el mismo trayecto por el río que a la ida, así que nos esperan un par de horas en barco y otro par en bus.

Volvemos a parar en la casa de las señoras de los pastelitos y compramos cuatro, aunque sólo uno es de guayaba, ya que han tenido bastante éxito y para cuando llegan a nosotros ya no quedan. Cogemos el de guayaba, uno de caramelo, uno de pollo y queso y otro de patata. Todos buenísimos.

A eso de la 1PM llegamos a Guápiles, al restaurante Río Danta, para la comida. Es tipo buffet como estos días anteriores y está bastante rico.

Terminamos de comer y nos dejan en la estación de servicio que hay enfrente, donde está la oficina de Adobe Rent-A-Car. Hacemos el papeleo y cogemos el coche. Nos han dado un SangYong, que es una categoría superior al que hemos contratado, pero no es un 4×4 al 100%, es más bien un todocamino, pero bueno, bien vale. Nos montamos en el coche y ponemos rumbo a Puerto Viejo. Son unas tres horas aproximadamente, así que configuramos la radio (encuentro una emisora de salsa, bachata y música latina bastante guay) y vamos allá.

Limón es horroroso, el corto trayecto que hacemos atravesando la ciudad me parece horrible, pero en cuánto salimos de allí, llegamos a una carretera paralela al mar que es preciosa y ya nos vamos animando.

Sobre las 6PM, justo a tiempo ya que empieza a anochecer, llegamos al hotel Formentera Playa. Lo llevan dos chicas españolas muy majas que nos invitan a tomar una cerveza en el porche, así que nos refrescamos en la habitación, dejamos las maletas y bajamos a tomar nuestra primera Imperial. Estamos nosotros, las dueñas y otra huésped también española. Nos cuentan que dejan Costa Rica (y por tanto el hotel) a finales de mes, llevan ya cuatro años en el paraíso y al parecer, vivir en él no es lo mismo que pasar unos días. También nos enseñan a Pepe, un perezoso que vive en un árbol del jardín.

Después de la cervecita en el porche, subimos a cenar nuestros pastelitos de pollo y de patata, ya que no tenemos mucha hambre. Ducha rápida y a dormir.

A la mañana siguiente me despierto a las 5.30AM con el asqueroso jet lag, que ya me tiene un poco harta. Además en estas habitaciones se escuchan todos los animalitos, lo cual está muy bien pero a veces prefiero dormir.

Nos levantamos y a las 7.30AM nos vamos a desayunar. Maravilloso desayuno, pan tostado con tomate, huevos revueltos, fruta, galletas, mantequilla. Riquísimo y abundante.

Aún no sabemos qué hacer hoy así que les preguntamos a las chicas que nos dan varias opciones. Decidimos ir a ver la playa del hotel primero de todo, y luego decidimos.

Nos gusta la playa, así que nuestro plan será ir al Parque Nacional de Cahuita por la mañana y venir a la playa por la tarde. Ponemos rumbo al Parque y dejamos el coche en un parking vigilado por 2000 colones. La entrada es la voluntad y decidimos dejar 3000 colones y no coger guía.

Vemos perezosos, monos, una serpiente, mapaches, lagartijas, arañas, iguanas…

Es un Parque muy bonito, tiene un sendero muy fácil de seguir y sólo hacemos la mitad, más o menos. El guía no es necesario. A media mañana decidimos volver y parar en un trozo de playa desierta a relajarnos un poco.

Sobre las 12 volvemos al coche y vamos a dar una vuelta por el pueblo de Cahuita. Es un pueblo pesquero muy rollito caribeño. Mola bastante. Buscamos un restaurante que esté abierto y nos dejamos recomendar por Lonely Planet y Tripadvisor, así que acabamos en “Sobre las olas”, un restaurante precioso sobre el mar, como su propio nombre indica. Es precioso, nos sentamos en la terraza y aunque hace un poco de aire se agradece, se está genial. Pedimos un plato de bruschetta italiana de entrante, que está buenísimo, y de segundo un plato de pasta con marisco para mí y un pollo a la parrilla para Iago. Todo con un agua grande mineral, 21000 colones. Es un poco caro pero merece la pena, está super rico y las vistas son impresionantes.

Volvemos al coche y vamos a Puerto Viejo, pero desistimos ya que no hay dónde dejar el coche, así que volvemos al hotel y nos vamos a la playa. Cuando nos cansamos volvemos a la habitación a ducharnos y cenamos unas galletas antes de dormir.

Al día siguiente me despierto algo más tarde, 6.15AM, y a las 7.30AM bajamos a desayunar. El plan de hoy es ir al Jaguar Rescue Center, el primer pase es a las 9AM así que nos ponemos en marcha y llegamos a tiempo. Compramos la entrada (20$ por persona) y esperamos a que nos llamen. Hacen grupos por idiomas, español, inglés y francés. Entramos con un chico argentino muy majo, que nos cuenta historias preciosas de sus residentes. Es super recomendable. Aquí os dejo su canal de Youtube donde podéis ver sus rescates.

A las 11AM nos vamos al Parque de Manzanillo. Es gratis y sólo hacemos un trocito, nos han dicho que más allá de este trocito, es necesario el guía ya que hay muchos senderos y podríamos perdernos. Es bonito, pero Cahuita es más bonito, por lo menos el trozo que hacemos. Sacamos unas cuantas fotos y nos vamos.

Ponemos rumbo a Punta Uva, primero al arrecife para verlo (es una playa surfista con muchísima corriente) y luego a Playa Punta Uva, que está al lado pero no hay tanta corriente. Nos quedamos una horita tomando el sol y durmiendo una siesta y a la 1 nos vamos a comer.

Vamos a Puerto Viejo a una marisquería llamada Mopri (recomendado por Kite y Mónica, las chicas del hotel y por la Lonely Planet). Es un sitio que parece un poco cutre a simple vista, con mesas y sillas de plástico pero que tiene muy buena comida. Comemos un casado de pollo a la caribeña y un lomito a la parrilla, todo con un agua grande nos cuesta 14000 colones.

Al terminar de comer nos vamos al supermercado Old Harbour a la entrada del pueblo a comprar algunas provisiones, agua y galletas entre otros, para cenar. Después nos vamos a la playa del hotel a relajarnos un poco.
Subimos a la habitación a ducharnos y hacer la maleta y al terminar bajamos a tomarnos una cerveza, cortesía de la casa.

Volvemos a la habitación, cenamos algo y a dormir. Mañana será día de viaje y es algo largo, así que hay que descansar.

Espero que os haya gustado y si tenéis alguna pregunta ¡no dudéis en dejarme un comentario!

¡No os olvidéis de seguirme en Instagram!

Anuncios

One response to “Diario de Costa Rica 3: Puerto Viejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s