Riviera Maya: Tercer día, excursiones Chichén-Itza, cenote Il-Kil, Ek Balam

El jet lag vuelve a la carga, pero hoy no nos importa porque tenemos una excursión importante y nos vienen a recoger a las 6AM al hotel. Así que a las 5 estamos en pie para preparar todo e ir a desayunar algo al lobby ya que los buffets están cerrados todavía.

La excursión de hoy es Chichén-Itza, Cenote Il-Kil, Ek Balam y veremos también una aldea maya. La hemos contratado con el guía Andrés de la Mora, que tiene unas referencias muy buenas en el foro losviajeros.com. A finales de junio me puse en contacto con él por mail y me pasó toda la información de sus excursiones. El precio de esta es de 1150 pesos por persona, unos 60€ aproximadamente. Nos explica que no sólo nos ofrecen el transporte si no que son guías acreditados por el gobierno mexicano y que en todas las excursiones vamos a llevar un guía y un chófer. A esta excursión iremos con Ari y Carlos, y más gente que conoceremos en el autobús. No recuerdo cómo se llama nuestro guía pero el chófer es el hermano de Andrés.

A las 6AM llega el minibús (parece que lo han comprado ayer mismo, impecable), metemos las aguas y los refrescos en la neverita del maletero (todo un acierto) y nos sentamos dentro al rico aire acondicionado, casi no ha salido el sol y ya hace un calor agobiante. Del hotel viajamos directo a Chichén para llegar antes que los grupos grandes y tener menos calor que al medio día, haciendo una parada técnica para baños y demás a medio camino. Esta parada la hacemos en una tienda que tiene convenio con Andrés y su grupo, imagino que de todo lo que compremos ellos se llevan una comisión. Tienen de todo pero los precios son bastante elevados y nosotros no necesitamos nada, ya hemos desayunado y los souvenirs queremos comprarlos dentro de Chichén.

Llegamos a Chichén-Itza a eso de las 9 y tras una breve explicación de lo que vamos a hacer dentro, compra de entradas y demás, procedemos a entrar en el recinto. Hace mucho calor pero es soportable. Nuestro guía nos explica todo lo relacionado con los mayas y para qué servía cada templo a medida que pasamos por delante. Durante el viaje en autobús ha estado hablando cerca de una hora sobre todo esto y yo ya estoy un poco saturada la verdad, así que no le hago mucho caso y me dedico a sacar fotos y observar todo lo que me rodea, que es una pasada.

20160918_11043220160918_112913SONY DSCSONY DSCSONY DSCSONY DSCSONY DSC

Chichén Itzá es, sin duda, la ciudad maya más famosa del mundo. Ubicada en el estado de Yucatán, a 128 km de Mérida en dirección a Cancún, recibe más de un millón de turistas cada año, lo que la convierte en la segunda zona arqueológica más visitada de México, después de Teotihuacan.

Fue fundada por grupos mayas entre los años 325 y 550 de nuestra era. Alrededor del año 800, los toltecas invadieron la zona, provocando la fusión de las dos culturas. Así, la ciudad alcanzó su máximo esplendor y llegó a ser la más poderosa de la Península de Yucatán a principios del siglo XII. Fue entonces cuando se construyeron los edificios que se conservan hasta ahora, como El Castillo o el Juego de Pelota. De dicha influencia surgió el culto por Kukulcán, la serpiente emplumada que entre toltecas y aztecas llevaba el nombre de Quetzalcóatl. No obstante, menos de medio siglo después de su época de mayor esplendor, una guerra civil acabó con la urbe.

En 1988, la UNESCO designó a Chichén Itzá Patrimonio Cultural de la Humanidad. En 2007 se convirtió en una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo, de acuerdo con una votación internacional organizada por la empresa privada New World Corporation, y en la que participaron más de cien millones de personas.

https://www.mexicodesconocido.com.mx/chichen-itza.html

Después de hora y media de explicaciones, para mi gusto demasiado técnicas y aburridas (no me malinterpretéis, me interesa muchísimo la cultura, pero creo que hay formas y formas de explicarla), nos deja tan sólo media hora para hacer las compras y tiempo libre. Esto me cabrea bastante ya que nos habían dicho que tendríamos más tiempo y ahora nos toca correr y regatear con los vendedores con prisas, pero bueno, no nos queda otra así que vamos a ello. (Recomendación: haced todas vuestras compras de souvenirs aquí, ya que es el sitio más barato que vais a encontrar, en el resto de recintos de ruinas y demás, los precios son mucho más altos. ¡Regatead a muerte!)

Nos damos una vuelta de reconocimiento y empezamos. “¿Cuánto pide por esto?” “1000 pesos.” “Uff qué caro, le doy 400.” “No, que yo con eso no gano nada, 800 pesos que para usted no son nada.” Y así todo el rato hasta que conseguimos lo que queremos al precio que queremos. No os dejéis engañar, saben que sois turistas y que tenéis más o menos dinero, al fin y al cabo estáis al otro lado del mundo, así que van a intentar sacaros el máximo posible. Lo ideal es darles la mitad de lo que piden al principio. Nosotros de primeras les ofrecíamos el 30-40% de lo que nos pedían y aunque muchos se ofenden, si insistes y no te rindes al final acaban dándotelo al precio que quieres, aunque no siempre. En esta media hora conseguimos un calendario maya, una calavera, 5 imanes y dos llaveros. No sé lo que nos cuesta cada cosa pero sé que si hubiéramos tenido más tiempo habríamos conseguido mejores precios y más cosas. Pero bueno, ya es hora de subir al autobús. En el bus nos dan nuestro calendario maya (otro, este personalizado con la fecha de nuestro aniversario y en papel) hecho a mano.

IMG_20170307_230521IMG_20170307_230601

Toca poner rumbo al cenote Il-Kil. Este cenote fue en la época prehispánica parte de los límites de Chichen ya que se encuentra a tan solo 3 kilómetros de la zona arqueológica de Chichén Itza. La mayoría de touroperadores incluyen en la visita de Chichen Itza la entrada a este cenote por su cercanía y por lo conocido que es, ya que sirvió como sede para los premios Red Bull Cliff Diving, en los que saltaban desde lo alto del cenote (el agua se encuentra a unos 30 metros de la superficie y la profundidad es de aproximadamente 45 metros) llegando a alcanzar los 85km/hora en el salto.

Antes de entrar al cenote vamos a comer al buffet que hay aquí y que tenemos incluido en la excursión. La comida incluye un poco de todo, pollo, carne de res (ternera), pescado, arroz, pasta, tortillas de maíz, salsas MUY picantes, pan y postre. La bebida la pagamos a parte (20 pesos creo recordar). Una vez llenos nos dirigimos a la entrada del cenote, tenemos 1 hora.

Vamos a las taquillas a dejar las cosas (previo pago, la cogimos entre 3 parejas), nos cambiamos en los vestuarios, nos duchamos (es obligatorio, ya que no se puede llevar ningún tipo de crema ni repelente, tienen que ser biodegradables comprados allí en México) y bajamos. También se pueden alquilar chalecos salvavidas para quien quiera. Mi recomendación es que si tenéis poca forma física lo alquiléis porque yo después me arrepentí. El agua es muy dulce y por lo tanto el índice de flotabilidad es muy bajo, hay que hacer mucho esfuerzo por mantenerse a flote y no hundirse, y acabé súper cansada. Para bajar hasta nivel del agua se baja unos 25 metros por unos escalones muy seguros, se puede bajar con chanclas o escarpines, o descalzos. El agua está cristalina y limpia. A nivel del agua hay una plataforma de unos 5 metros para saltar al agua, parece poco pero impresiona. La experiencia es muy buena, acabamos cansadísimos pero ha valido la pena, nos lo hemos pasado estupendamente.

CAMERACAMERACAMERAIMG-20160919-WA0005

Particularidad: Se sabe que varios objetos mayas de sacrificio, piezas de oro, jade, cerámica, incienso e incluso restos humanos fueron recuperados del pozo entre 1904 y 1910.

Cansados de nadar y saltar nos vamos a los vestuarios a cambiarnos y ducharnos y nos vamos al bus a que vengan todos. De ahí continuamos durante 1 hora hasta llegar a Ek Balam, que es una zona arqueológica más pequeña pero igual o más impresionante, ya que está rodeado de selva. De camino paramos en un supermercado para comprar comida o regalos para la familia maya que vamos a visitar, nosotros les hemos traído unos rotuladores y libretas desde España para los niños. Paramos en la casa de la familia y nos enseñan cómo viven, en qué trabajan, su casa, sus costumbres. Me siento un poco como si estuviera invadiendo su intimidad, los noto un poco obligados a atendernos, y un poco cohibidos, no hablan muy bien el español, hablan maya. Les damos la comida y los regalos que agradecen mucho y nos vamos a Ek Balam.

Es impresionante. Selva y más selva alrededor. Es todo verde. No se parece en nada a Chichén-Itza, me gusta más. Se mantiene salvaje y le da mucha más sensación de realidad. Se puede entrar y subir a casi todos los templos. Nos dirigimos a la pirámide, que al contrario de la de Chichén, esta sí se puede subir. Es altísima y da vértigo, pero allá vamos, que no se diga. Las vistas desde arriba no tienen precio, me quedaría aquí arriba para siempre, en parte porque me da miedo bajar que los escalones son muy altos.

SONY DSCSONY DSCSONY DSCSONY DSCSONY DSCSONY DSCSONY DSCSONY DSC

Aquí estamos sólo 1 hora, ya son las 4 de la tarde y las ruinas cierran, así que nos vamos al autobús para poner rumbo al hotel ya que nos quedan 2 ó 3 horas de camino. Una vez en el autobús, nuestro guía pregunta si preferimos película o música, como estamos todos rendidos elegimos la música. A los 15 minutos está todo el autobús durmiendo. A eso de las 7 de la tarde llegamos al hotel por fin. Ha sido un día larguísimo pero aún nos queda la cena de Honeymooners a las 9 y ya hemos confirmado asistencia así que nos duchamos, nos ponemos guapos y allá vamos.

Llegamos un poco tarde, nos hemos quedado dormidos. Pero no pasa nada, nos dan el cóctel de bienvenida (súper rico) y nos acercan a nuestra mesa. Nos traen el primer plato, ensalada de salmón, no nos gusta ni la ensalada ni el salmón, somos así de raros, pero hacemos el esfuerzo y nos comemos un poquito. Siguiente plato, crema de bacalao con hinojo, lo siento pero tampoco es mi favorito. El aperitivo, sorbete de limón, rico. Llega el plato principal y la razón de haber venido, delicioso corte de carne de res con queso de cabra y reducción de Oporto, somos carnívoros y este plato está riquísimo. Por último el postre, ternura de chocolate, a Iago le encanta y se come el suyo y parte del mío. La conclusión que hacemos es que podíamos haber ido a otro temático que lo hubiéramos disfrutado más, pero por hacer la gracia de honeymooners no ha estado mal.

Aunque estamos cansados, hoy llegan Lorena y Miguel, así que tras la cena (en la que también estaban Ari y Carlos, que sí que eran honeymooners de verdad), nos vamos a la discoteca a conocernos. Estamos hasta las 2 de la mañana tomando cócteles Riviera Maya (ya os pondré los ingredientes porque es el cóctel más rico del mundo), bailando y hablando. Nos vamos cada mochuelo a su olivo que hoy ha sido un día muy largo. Mañana toca día de relax y hemos quedado en ir todos a la playa del hotel a ver si vemos alguna tortuga.

IMG-20160919-WA0000
Lorena, Ari, Carlos, Laura, Iago, Miguel

¡Nos vemos en la siguiente entrega!

Espero que os haya gustado y si es así podéis darle al botón de me gusta o dejarme un comentario aquí abajo, con vuestras dudas, sugerencias, consejos, críticas o felicitaciones. ¡Y no os olvidéis de seguirme en Instagram!

Y si queréis ahorraros 15€ en vuestra próxima reserva de hotel con Booking.com, podéis conseguirlo si reserváis a través de este enlace.

“En mi caso, no viajo para ir a un lugar en particular, sino por ir. Viajo por el placer de viajar. La cuestión es movernos”. Robert Louis Stevenson

PD: ¡Estamos en Costa Rica! Podéis ver todas las fotos del viaje en Instagram, donde subiremos fotos cada día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s